La pared.

Ayer rompí una pared. Estaba apoyado sobre ella, tranquilo como siempre, relativamente cómodo en un momento de esos que son como bisagra entre una cosa y otra. No fue mi intención romperla, ni siquiera sabía que esa pared pudiera ser rota o que hubiera algo del otro lado.  Mejor dicho tal vez imaginé algo hace tiempo, cuando sin querer me apoyé demasiado sobre uno de los ladrillos y cedió apenas. De todos modos yo no buscaba cambiar nada, mucho menos distorsionar o reformar eso o esto que soy, ni ampliar, mover o cambiar este lugar, acá donde estoy. La cosa es que la rompí. Cedió de pronto sin estruendo ni nube de polvo, ni desastre ni nada. En un momento estaba y luego ya no. La sorpresa fue grande, no lo puedo ocultar, pero la forma en que llegó la sorpresa, la manera en la que yo me encontré sin esa pared, límite o barrera que hasta ayer estaba fue suave, como una caída contenida, lenta, no del todo inesperada como si yo lo hubiera intuido. Pero no, estoy casi seguro que no. De todas formas rompí la pared y ahora ya no está. Intento determinar, quizá delimitar nuevamente el espacio, acostumbrado a los límites me parece natural intentarlo pero no logro nada, es como si más que romper una pared hubiera roto el concepto, o más probable quizá me rompí yo. Cualquiera sea la respuesta, si bien el instinto es ponerle un nombre, una etiqueta o al menos contener esto que vino después de lo roto en una idea, pensable, masticable por el momento no puede importarme menos. Sinceramente, el oxígeno que entra por el espacio antes ocupado por ladrillos sellados desde siempre por quién sabe quién, es tan puro que después de un par de bocanadas supe, y sé, y no creo que lo olvide nunca que hay pocas cosas que importan realmente y en general no son contenibles, ni guardables. Me digo en mi mente y en el espejo, que aún sin pared lo demás sigue, y que habrá amaneceres e inviernos, temporales y muertes. O sea que habrá todo lo que había antes, pero ahora será distinto, porque además del oxígeno que es como vida, viene de ahí también luz, mucha, demasiada y entonces me digo para tranquilizarme y tratar de adaptarme a esto nuevo que todo será igual pero con más vida. Y finalmente pienso exonerándome de toda culpa que quizá es esa vida la que rompe paredes, y no yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s