2_ Cecilia

parte anterior: 1 _Otra piel

Hoy habían venido veinticinco palomas distintas, más que ayer pensó, el verano debe estar cerca. Había tirado arroz a su alrededor en un semicirculo que se le hizo perfecto, y ellas la rodeaban como acompañándola, como cuidándola. Hacía 27 años que se sentaba en ese mismo lugar, todos los días salvo cuando llovía, porque entonces, ellas no venían.

Ella sabía de las miradas de los que caminaban por ahí, habían estado desde que se empezó a sentar en aquel banco no sabía ya hace cuanto y no habían cesado nunca. Le gustaba ese banco porque desde ahí podía ver la casona vieja, y eso por alguna razón la tranquilizaba. Ella no sabía porque la miraban tanto, pero sabía que hoy habían venido veinticinco palomas distintas y ayer, sólo catorce.

parte siguiente: 3 _Otra luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s